PULSACION

PULSACION
PULSACIÓN se distribuye en forma gratuita

lunes, 16 de abril de 2012

EDWARD MUCH - EL GRITO

Muestran “El grito”, de Munch, por primera vez en décadas

Sólo había sido expuesta unas semanas en los ‘70. Esta versión de la emblemática obra se subastará el 2 de mayo en Londres. Estiman su valor en US$ 80 millones.

Vale más de 80 millones de de dólares y hoy, después de 30 años, volverá a exhibirse al público. La casa de subastas Sotheby´s de Londres ya expone la tercera de las cuatro versiones de El grito, del expresionista noruego Edward Munch, y uno de los cuadros más emblemáticos de la historia del arte. El 2 de mayo saldrá a subasta en la sede neoyorquina de Sotheby´s.
La montaña de dólares que esperan recaudar explica el riesgo de mostrar una obra que resulta una tentación para ladrones y traficantes de arte. La versión más famosa, que desapareció de la Galería Nacional de Noruega en febrero de 1994, fue recuperada 8 semanas después. Y, en agosto de 2004, robaron una de las dos versiones del Museo Munch de Oslo. La policía noruega sólo pudo recuperar el cuadro dos años después el 31 de agosto de 2006.
Esta versión de El grito fue pintada en 1895 y es la única que se mantenía en manos privadas. También es la única que posee un marco pintado por el artista y se diferencia de las anteriores porque tiene colores más vivos en el cielo. Además, es la única en la que uno de los personajes –que aparecen detrás de la figura andrógina que grita y domina la obra– está encorvado y observa la ciudad de fondo.
En la casa de remates no tienen miedo. “Hemos tomado nuestras precauciones”, dijo ayer durante la presentación a la prensa el jefe de la la sección de Impresionismo y Arte Modero de Sotheby’s en Gran Bretaña. No especificó los detalles, pero difícilmente pueda ocurrir algo tratándose de –en palabras de Hook– “un ícono del arte” y la obra más importante que se haya subastado en Sotheby’s.Para Simon Shaw, que ocupa el mismo cargo que Hook, pero en Nueva York, El grito de Munch es la imagen definitoria de la modernidad”. Es quizás la versión más cara de todas, pero sólo porque es la única que está en venta, tal como explicó un sonriente Hook.
Esta versión, que sólo se expuso durante pocas semanas en la década de 1970 en Estados Unidos, es, desde hace siete décadas, propiedad de la familia Olsen, de Noruega. Thomas Olsen (1897-1969) era vecino, amigo personal y mecenas de Much. Olsen fue vital para salvar 74 obras del pintor que iban a quemarse después de que Adolf Hitler incluyera a Munch en el catálogo de “artistas degenerados”. Su hijo Petter tomó la decisión de desprenderse del famoso cuadro. “He vivido con esta obra toda mi vida y su poder y su energía han ido aumentando con el tiempo”, sostiene en el catálogo de Sotheby’s. Ahora –continúa– llegó el momento de ofrecer al resto del mundo una oportunidad para ser su dueño y apreciar esta extraordinaria obra”. El resto del mundo, claro, que tenga a su disposición 80 millones de dólares para comprarse su propio Grito . Poca cosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario